¿Crees que es mejor ir a una entrevista de corbata?

¿Crees que es mejor ir a una entrevista de corbata?

¿Crees que es mejor ir a una entrevista de corbata?

Hace algunos años, ir vestido de corbata a una entrevista de trabajo era casi que una obligación. La visión del empresario ha cambiado y el uso de la corbata se ha venido replanteando en el mundo laboral, incluso, ahora es normal ver gerentes vestidos en su día a día con zapatos, pantalón y camisa.

El hecho de no usar la corbata no debe confundirse con informalidad, es decir, puedes ir muy bien vestido a la entrevista de trabajo sin necesidad de llevarla puesta. El vestuario varía de acuerdo con el cargo al que se aspira. Aunque sea cual sea el puesto al que tú estás postulándote, lo mejor es que no vayas con tenis o con un jean roto. Esa forma no es la adecuada para presentarte a una entrevista.

En muchas empresas el vestuario marca un límite, evita que la informalidad empiece a presentarse y pueda disminuir la buena imagen de la compañía. Esto puede ser aún más relevante si en el trabajo se debe atender personal o se visitan clientes, por ejemplo.

No obstante, la credibilidad no la da una corbata, la da la seguridad en las respuestas, en cómo la persona afronta la entrevista y los conocimientos que tiene sobre el cargo. Pero presentarse inadecuadamente vestido sí puede restarle puntos en el proceso de selección.